Azul

Como una lágrima que desdibuja la cuadrícula de un papel al caer, tú cuando me rozas me empapas de ese sabor azul salado, deshaciéndo mis límites…sin lineas, sin mareas. Solo el silencio del mar cuando se cree que es seda al llegar a la orilla

Marisa Sánchez

Chimenea

Si miras así al fuego

se apagará

porque tendrá envidia

de tus llamas

Marisa Sánchez

Dedicatorias

-Te dedico la luna que brilla esta noche

-Nunca nadie me dedicó la luna

-Y yo nunca amé a nadie como te amo a ti

Marisa Sánchez

Choqué

…Y me encotré con la alegría que venía hacia mí en sentido contrario. Te di las luces y cerré los ojos.

Volqué mis lágrimas en tu boca, a la vez que el bonito desastre del choque de nuestras almas se hacía realidad.

Marisa Sánchez

Juguemos

Si te asomas y ves a la felicidad que quiere jugar, échale una partida

Marisa Sánchez

Conductismo cruel

Mi “yo” bueno hoy no está, y revolviendo entre sus cosas, he encontrado esta carta para ti

Querido mío:

Hoy hace el día imperfecto para reconocer que quise probar a ser Pávlov. Confieso que no me costó trabajo adoptar su método. Tan fácil hacerte reir y bailar a mi son… La campana estaba tan cerca de mis manos que siento no haber podido controlar ese impulso de mirarte a los ojos y entrar en tu mente de puertas abiertas robándote la voluntad. Deberías cerrar con llave y así ninguna conductista te dejaría con los cajones sin cerrar y descolocados.

P.D. Mi última orden:

No ladres más

Marisa Sánchez

Guerras

El hombre que sonríe

tiene guerras declaradas

en cada uno de sus dedos…

Cien banderas

y ninguna blanca.

Marisa Sánchez

21

Sus veintiún gramos de alma sujetaban las toneladas de todo mi mundo.

Marisa Sánchez

Ven

Volando a trece minutos de altura sobre tu alma, encontré una pista de aterrizaje llamada VEN

Marisa Sánchez

Magia

Nació con el don de mag(n)ificar todo lo que rozaba…nunca se cansaba de acariciar su alma.

Marisa Sánchez

Alma

Mientras la mente respira,

el alma pierde el aliento

Marisa Sánchez

Eternos

Nos quedamos escondidos

entre el hueco

de un segundo y el siguiente…

Fuimos eternos.

Marisa Sánchez

Volcar

Háblame con las manos
gastándolas sobre mi piel
desarreglando nuestras curvas
hasta volcar en ellas.

Marisa Sánchez

Adicciones (4)

Tu ombligo: La entrada secreta a la habitación del Marqués de Sade

Marisa Sánchez

Adicciones (3)

Lo malo de “olvidar” es que contigo lo sigo intentando en todos sus tiempos verbales

Marisa Sánchez

Adicciones (2)

Cuando tocarte se convierte
en respirar por los dedos

Marisa Sánchez

Adicciones (1)

Platonizarnos: Vicio insano de pensarnos bien.

Marisa Sánchez

Seda

Sutilmente
su mente…
hiriente
de seda suave,
susurra un disparo
suave susurro.
Silencio…
La nada se hace.

Marisa Sánchez

Mi planeta

Dormiste en mi planeta de terrenos albinos donde soñar es estar despierto.

Marisa Sánchez

Ilustración Sara Herranz